En Caldas nuestros niños y adolescentes rurales son inspiradores. Dialogar con ellos es vivir una conversación fluida y de frases contundentes; escucharlos hablar sobre emprendimiento es aprender cómo tener una visión de empresa desde la infancia, y observar su desenvolvimiento es anhelar haber contado con esa experiencia y confirmar que la educación es lo único que puede hacer la diferencia.

Todo esto lo podemos apreciar en nuestro departamento gracias a la Alianza Educación para la Competitividad, una Alianza Público Privada que nace en 2012 y que fortaleció el proceso iniciado en 1982 en el departamento, en un esfuerzo conjunto entre el sector público y la Federación Nacional de Cafeteros para implementar el modelo de Educación Rural con Escuela Nueva.

Ya son 38 años continuos de este empeño en Caldas, el cual en los últimos ocho años con el programa Educación para la Competitividad se ha consolidado como referente de la educación rural en el país y en el exterior; un modelo de gestión que ha logrado integrar a entidades de múltiples sectores en torno al apoyo educativo de los niños, niñas y adolescentes rurales, y en particular, como una fuente de sueños y esperanzas para nuestros estudiantes rurales desde transición hasta bachillerato, para sus docentes y sus familias.

Hoy esta Alianza Público Privada reúne a 28 entidades, incluidos los aliados fundadores; Gobernación de Caldas, Alcaldía de Manizales, CHEC grupo EPM y Comité Departamental de Cafeteros, y 24 entidades a las que se suman las 27 Alcaldías Municipales del departamento que son fundamentales para que el programa y el modelo Escuela Nueva llegue a todas las instituciones educativas rurales de Caldas.

Entre 2012 y 2020 el programa Educación para la Competitividad ha beneficiado a 37.193 estudiantes con sus tres proyectos estratégicos: Educación Media con Énfasis en Educación para el Trabajo (10º y 11º), La Universidad en el Campo que se inicia en décimo grado (Técnico Profesional y Tecnólogos) y Conexión Laboral que conecta a los jóvenes del campo con el mundo laboral a partir de sus conocimientos y de sus emprendimientos y empresas.

En los últimos ocho años la inversión alcanza los $45.000 millones de los cuales $35.000 millones se han destinado a los procesos impulsados por el programa Educación para la Competitividad y $10.000 millones a los Modelos Flexibles que consisten en asignaturas transversales a todas las áreas del conocimiento, propias del sistema educativo que le dan un carácter aún más pertinente a la educación y representan verdaderas innovaciones pedagógicas.

Son estos: Escuela Virtual desde Preescolar hasta 11°, Escuela y Seguridad Alimentaria de 4° a 9° grado y Escuela y Café entre 6° y 11°.

De esta manera la educación rural de Caldas se ha configurado como epicentro de desarrollos pedagógicos transformadores. Basados e inspirados en los principios del modelo Escuela Nueva, la educación rural en el departamento ha construido estrategias que dinamizan el mismo modelo y lo consolidan como una grata experiencia tanto para los estudiantes como para los docentes, las familias de los alumnos y la comunidad educativa en general.

Las características de Escuela Nueva como sus principios de aprendizaje activo y significativo, la promoción flexible con énfasis en el desarrollo de competencias, y la relación entre la escuela y la comunidad, se implementan a plenitud desde transición hasta undécimo de bachillerato logrando el objetivo de formar niños y niñas íntegros y felices, con conocimientos, habilidades y valores.

A esto se suma el cuidado de los ambientes de aula, suministro de guías de interaprendizaje que les permiten a los estudiantes avanzar a su propio ritmo, la dotación de mobiliario, (incluidas las mesas trapezoidales propias del modelo que facilitan el trabajo en equipo y el rol del maestro como orientador del proceso formativo) y una capacitación permanente y retroalimentación de los docentes y directivos docentes mediante estrategias como Microcentros, Red de Rectores de Escuela Nueva, encuentros y concursos.

Un componente adicional y trascendental de la educación rural en Caldas son los Proyectos Pedagógicos Productivos (PPP), los cuales tienen como finalidad hacer pertinente el proceso educativo y despertar el espíritu emprendedor de los estudiantes rurales.

Los PPP buscan tener correspondencia con la realidad y necesidades económicas del contexto donde viven los estudiantes. Se implementan alrededor de Escuela y Café y Escuela y Seguridad Alimentaria en la dinámica de Proyectos Pedagógicos Dirigidos que se establecen en las instituciones educativas y Proyectos Supervisados liderados por los estudiantes en la finca de sus padres.

Estas estrategias son complementadas con mecanismos de apalancamiento que facilita la alianza como las Bolsas Concursables, con las cuales los estudiantes acceden a recursos para fortalecer sus emprendimientos y unidades productivas.

De esta manera en Caldas se ha dado la adopción de una metodología pedagógica que bien pudiera decirse es patrimonio de Colombia, y a su vez ha sido la búsqueda de su evolución para brindar una educación de calidad en el campo.

Entre las innovaciones de los últimos tiempos está La Universidad en el Campo, un proyecto  que les permite a los jóvenes de las instituciones educativas rurales iniciar sus estudios de educación superior desde 10º en el nivel Técnico Profesional para que al finalizar el bachillerato obtengan también este título universitario. A esto se suma que si estudian un año más pueden alcanzar el nivel Tecnológico.

Son entonces 13 años en los cuales los niños y jóvenes rurales de Caldas tienen asegurado su permanencia en las aulas. Incluso varias de las universidades que hacen parte de la Alianza han generado la posibilidad de profesionalización de sus egresados de La Universidad en el Campo con lo cual el grado de escolaridad pueda llegar hasta el nivel profesional.

Por todos estos elementos el proyecto de educación rural con Escuela Nueva en Caldas ha sido tomado por gobiernos de diferentes países (recientemente Panamá, Nicaragua y Vietnam) para repensar y redimensionar su educación en la búsqueda de logros como los que son palpables en el departamento: una educación pertinente que forman niños y niñas felices y que apalanca a una generación rural capaz, soñadora, emprendedora, diferente.

Impacto

La Alianza Educación para la Competitividad se encuentra en su etapa VIII. En las siete etapas ejecutadas entre 2012 y 2019 estos son los resultados:

Educación Media

  • Nuevas Instituciones Educativas rurales vinculadas: 49
  • Estudiantes beneficiados: 17.738
  • Proyectos de Emprendimiento: 4.800

La Universidad en el Campo

  • Estudiantes en programas Técnicos Profesionales: 6.223
  • Estudiantes en programas Tecnológicos: 1.524
  • Jóvenes en Empresarismo: 295

Conexión Laboral

  • Inserción Laboral (contratados): 1.136
  • Jóvenes certificados y/o capacitados: 1.582
  • Jóvenes con Proyectos Productivos sin financiación (café y otros): 752
  • Microempresarios: 82

Otros componentes

  • Jóvenes certificados: 3.056
  • Nuevos Propietarios: 5

 

TOTAL ESTUDIANTES BENEFICIARIOS: 37.193

TOTAL INVERSIÓN (2012 a 2020): $45.000 millones